405.jpg

1965-1 El primarius y el Kapellmeister

El Primarius y el Kappelmeister

Durante mi permanencia en Buenos Aires entre 1963 y 1965 residí en la esquina de Piedras y Belgrano. En el verano (calor sofocante) solía tomar Belgrano y caminar hasta la costanera. El parque era fresco, árboles altos proporcionaban sombra, bancas hospitalarias invitaban a sentarse. Solía ir todos los días: con mi cuaderno de apuntes me sentaba a componer.

No era yo el único que gozaba del parque. Madres de familia con sus niños, abuelitos y abuelitas jugaban con sus nietos. Alguna pareja de enamorados desaparecían discretamente entre los arbustos. Y varios hombres maduros, yendo a viejos. Solos, en grupos, conversando a veces discretamente, a veces acaloradamente.

Un día se me acercó uno de ellos y viendo mi cuaderno pentagramado me preguntó sorprendido que es lo que hacía.

“Compongo”.

Tomó el cuaderno, lo leyó cuidadosamente y me dijo:

“ese armónico está mal anotado”.

Tenía razón.

“y usted como lo sabe?”

“pues fui por diez años Primarius de un cuarteto de cuerda en Alemania.”

“y que hace aquí”?

“pues soy judío, no me quedó otra alternativa.”

Reflexioné. Pregunté:

“y todos los señores que se pasean son de su grupo, son todos judíos?”

“No. Vea: los que van juntos por ese sendero son judíos, los que van al frente son todos nazis.”

Después de algunos días, yo sentado en mi banca, anotaba en mi cuaderno pentagramado. Se me acercó un hombre del otro grupo.

Miró sorprendido mi cuaderno pautado y me pregunto que hacía.

“compongo”.

Tomo el cuaderno lo leyó cuidadosamente y me dijo:

“yo anotaria este compás de otra manera, sería más fácil para leer”.

Tenía razón.

“y usted como lo sabe?”

“pues antes de que me reclutaran y me enviaran a Rusia, fui por diez años Kapellmeister en Alemania.”

“y que hace aquí”?

“pues perdimos la guerra, pero algún día se impondrá el Drittes Reich, algún día venceremos”.

Le pregunté porque se paseaban judíos y nazis todos los días en el mismo parque, a la misma hora. Me explicó: dormían todos en un casa gratis de asilo situado en la cercanía del parque. Durante el día cerraban el asilo, debían salir todos. A donde ir, sino al parque?

El “Primarius” pasó cerca de nosotros. El “Primarius” y el “Kappelmeister” se miraron con una inquina infinita.