Varios de los CDs y parituras menciionadas en est Sitio Web pueden ser comprados. Por favor refiérase a Contacto para informarse de precios.

31/1992: "El Oro", para flauta, cello y cinta magnética

 

 

El Oro (1992), para flauta, cello y cinta magnética


 
"… por todos los  lugares descubiertos y conquistados por los cristianos pareció luego que  hubiese pasado un fuego devastador, consumiendo todo…"

Pedro Cieza de Leon (en Crónica del Perú) soldado español partícipe en las guerras de la conquista.

Cuatro textos dan base a esta composición. El primero es una oración tradicional para la fertilidad, en Kichwa, dirigido a Wiracocha, dios de los Incas.

Los otros tres son fragmentos de escritos de Guamán Poma de Ayala (1526), indio del Perú, quien décadas después de la Conquista escribió una memoria sobre estos hechos apocalípticos. En este texto, escrito en español, hace Poma una descripción de los hechos desde la perspectiva de los indios. Según Poma los indios estaban completamente sorprendidos por la codicia del español por oro y plata. Los tres siguiente fragmentos ilustran esa codicia, tan fatal para el indio:

"…Estaban como un hombre desesperado, tonto, loco. Perdido el juicio con la codicia de oro y plata. A veces no comía, con el pensamiento de oro y plata. A veces tenía gran fiesta, pareciendo que todo era oro y plata."

"…Lo encerró pidiéndole oro y plata. Le echó fuego y le quemó. Así mismo mató a los dichos incas y a todos los señores grandes con varios tormentos, pidiéndoles oro y plata…."

"…Aún hasta ahora dura aquel deseo de oro y plata. Y se matan los españoles y desuellan a los pobres de los indios. Y por el oro y la plata quedan ya despoblados para deste reino, los pueblos de los indios, por oro y  plata."


En 1992 en Europa,  pero también en América se celebró (o lamentó) el "Descubrimiento" y conquista del NUEVO Mundo por el VIEJO. No fue un Nuevo Mundo, pues allí se desarrollaron culturas milenarias.  La confrontación de ambos mundos tampoco creó un Nuevo Mundo, más bien una superposición del Viejo Mundo, orientado en sus premisas de poder, provecho y explotación. Un Nuevo Mundo, sin vencedores ni vencidos, en que todos sus partícipes sean iguales, todavía queda por crear. Ese mundo tenemos nosotros que DESCUBRIRLO y CONQUISTARLO.

Tre Media/Ricordi